La presión social consigue medicamentos para una enfermedad rara