La presión en la frontera con Marruecos, insostenible