El presidente de Lactalis afirma que la contaminación de salmonela podría costar al grupo cientos de millones