Diseñan un preservativo que podría ser “más placentero que no llevar nada”