Pasó tres años sin que los médicos le diagnosticaran un tumor cerebral