El pontevedrés que se enfrentó a un terrorista