Mascota o alimento, ¿dónde pondrías la línea?