La policía de Los Ángeles acribilla a un hombre y su rehén, sin piedad