La playa, una aliada para reducir los efectos de las alergias primaverales