Una portada de Vogue desata la polémica sobre el género fluido