Al menos un 10% de la población mundial ha perdido la capacidad de amar