La población española cae por primera vez desde 1998