El sur de Gran Canarias se llena de turistas a pesar de los vertidos del pesquero ruso