Pues se ve que sí, que había ganas de playa