El espacio lejano está lleno de diamantes, según los astrónomos