Alerta en Reino Unido por la ola de crímenes que azotan Londres