La jueza pitonisa quiso dejar salir de prisión a un hombre que había descuartizado a dos personas