El menú de la pitón: Diez cabras al año