Pippa Middleton, blanca y radiante con un vestido de encaje de Giles Deacon