Una floristería de La Rambla de Barcelona vende ejemplares de la planta tóxica peyote