Termina la pesadilla para 200 pasajeros atrapados en un avión de Ryanair