Más de 500 personas, entre voluntarios y profesionales, buscan a Gabriel