Las personas sedentarias viven siete años menos que las que practican algún deporte