Miles de discapacitados se manifiestan para denunciar el recorte de derechos que han sufrido con la crisis