Dos de cada cinco personas que acuden al programa de empleo de Cáritas son españoles