Unas 2.500 personas cortan la N-430 para convertirla en la Autovía A-43