El metro de Barcelona abre a los perros