El perro que le plantó cara a una osa y vive para contarlo