Babchenko fingió su muerte bañándose en sangre de cerdo y tiroteando su camiseta