Una niña de doce años, el perfil más frecuente entre las víctimas de acoso escolar