Los jóvenes católicos hacen cola para disfrutar del 'menú del peregrino'