Los peregrinos marchan hacia su encuentro con la Blanca Paloma en la aldea almonteña