Una pérdida de peso repentia a mediana edad puede ser un síntoma de demencia