A punto de perder un trasplante porque la compañía no le quiso vender los billetes