Una niña con síndrome de Down se convierte en modelo para luchar contra los estereotipos