Las muletas más ligeras del mundo pesan 100 gramos y son españolas