Una cadena de peluquerías emplea la violencia de género como reclamo publicitario