Con siete años y abandonado por sus padres, vende su peluche por comida