Por qué deberías llevar una pelota de tenis siempre que viajes en avión