La psicosis por el caso Julen lleva a los vecinos a denunciar los pozos peligrosos sin tapar