El peligro de incendio se incrementa con la llegada del verano