El peligro de desprendimiento de una playa de Conil no impide a la gente seguir acudiendo