Después de la pelea de la vergüenza, llega la disculpa