Los niños pegados a las pantallas tienen un mayor riesgo de sufrir diabetes