El pedófilo español indultado trabajó en la Universidad de Murcia