Ortiz aprendió y dejó inactivo el teléfono en las dos últimas violaciones