El pederasta confeso de Barcelona se refugia en su casa de Girona