El presunto pederasta de Ciudad Lineal padece un trastorno de personalidad