Las lanchas de juguete se convierten en el nuevo vehículo para los inmigrantes