La patada más destructiva que indigna a China